Todos los caminos conducen a…

private party rome

Tuvimos la oportunidad de ir a Roma este mes. Qué emoción! Podemos visitar una de las ciudades más hermosas de Europa mientras trabajamos. La ocasión fue una fiesta de cumpleaños que nuestra cliente organizó para su marido.

El vuelo transcurrió sin mayores inconvenientes, excepto el hecho de viajar con una compañía “low cost”. Un consejo a todos los músicos que leéis esto: NUNCA viajéis con una compañía low cost con vuestro instrumento! Como tienen espacio limitado en cabina, no permiten llevar los instrumentos como equipaje de mano.

Después de tener una larga discusión con la tripulación de cabina, finalmente nos permitieron llevar mi violín como equipaje de mano (como si tuvieran otra opción), diciendo que en futuras ocasiones no lo permitirían. Fue entonces cuando empecé a temer por el viaje de vuelta a casa…

Cuando aterrizamos, un chofer esperaba por nosotros. Nos montamos en el coche de camino al hotel. La gente en Italia conduce… diferente. Cualquier espacio vacio donde se puedan meter está “permitido”; carriles de emergencia, “solo-bus”, por nombrar algunos. Los coches van tan rápido, que realmente temimos por nuestras vidas…

Luego de un pequeño descanso en el hotel, y muchos intentos de comunicación fallidos con la cliente, decidimos acercarnos al recinto del evento e inspeccionar la situación. La fiesta se celebraba en el exterior de un sitio antiguo llamado “Il Castello della Spizzichina”, el cual es muy hermoso y mágico. Pero para nuestra suerte ese día llovía…

Aquí os dejó una fotito y un pequeño vídeo de la fiesta:

LED show for birthday party
LED show for birthday party

Al día siguiente hicimos algo de turismo (por supuesto). Nuestro vuelo era en la tarde, asi que no tuvimos mucho tiempo para ver todo lo que Roma tiene que ofrecer. Visitamos muchos de los sitios icónicos, mientras la lluvia nos hacía algo miserables: El Coliseo (en remodelación), La Fontana di Trevi (en remodelación), Plaza España (en remodelación), por nombrar algunos. Hora de selfies!

At the Colloseum
En el Coliseo (mojados)

Finalmente abordamos el autobús hacia el aeropuerto, y llegó la hora de decir adiós a esta hermosa ciudad, y saludar a la tripulación de cabina intentando llevarse mi violín con el equipaje facturado. La verdad fueron lo suficientemente amables como para dejarme llevar el violín entre las piernas, igual que cuando viajo en autobús en Madrid.

airplane trip in low cost
Almacenamiento de equipaje de mano low-cost

 

 

 

Así que ya sabéis: todos los caminos conducen a Madrid!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *