Hacia la cueva del león

Unveil of the new Mercedes AMG

Cuando recibimos el contrato para Singapur, nos emocionamos un montón y no podíamos esperar para volar a esta joya cultural y empresarial asiática. Pero en cuanto vimos las horas de vuelo… Vale, 12 horas no está tan mal. Tendré algunas horas para leer tutoriales, un libro o a lo mejor trabajar en Ableton.

Pero por supuesto nada de eso pasó. En cambio intentas jugar al tetris con tu cuerpo para buscar una posición cómoda para poder dormir mientras la commodore 64 que han instalado en el asiento del frente hace un esfuerzo por reproducir una peli antes de que lleguemos al Medio Oriente. Así que luego de 12 horas desperdiciadas, por fin aterrizamos, escuchándose un aplauso solitario de alguien al frente, el cual se silenció en cuestión de segundos. La inconfundible ola de calor y humedad del clima tropical pronto nos golpeó. Cómo desearía estar aquí de vacaciones…

El aeropuerto parece un spa de lujo, con empleados detrás de cada esquina y baños tan limpios que podrías comer del suelo (aunque yo no lo haría, claro). Tiendas y restaurantes, típicas de cualquier aeropuerto, eclipsadas por una escultura de esferas flotantes que toman forma de aviones y leones. Después de tomar un taxi al hotel (con lo que costaría una propina a un taxista en España) finalmente pude poner mis piernas fuera de un ángulo de 45 grados. 5 minutos después, lamentablemente, mis sueños se desmoronarían cuando escuché a mi mujer diciendo: “vamos a hacer turismo!”.

Bueno, aun así mi deseo se cumplió, aunque mis piernas no podrían estar en horizontal…

Y así fuimos a hacer turismo. No teníamos mucho tiempo, lo mejor que podíamos hacer es coger un taxi, caminar un poco, tomar algunas fotos, y llamar otro taxi para la próxima parada. En Madrid hay unos pocos rascacielos en determinados sitios. Pero aquí existen más de 60, algunos viejos, algunos nuevos; pero todos impresionantes. Vimos el Marina Bay Skypark, la noria gigante (Singapore Flyer) y los jardines de la bahía (Gardens by the Bay). La próxima parada fue el barrio chino (China Town), y la avenida Scott Road, en búsqueda de souvenirs e imanes para la nevera. Desearía que hubiéramos tenido suficiente tiempo para visitar el zoo, que dicen es uno de los mejores del mundo. La próxima vez será.

Marina Bay Skypark
Marina Bay Skypark

La mañana siguiente, fuimos al buffet del hotel para desayunar. Después de una deliciosa tostada y una taza de café/té que costó 80 euros (upsss!), la coordinadora del evento se acercó a informarnos la hora del ensayo y pagó nuestro desayuno exuberante.

Qué?! Pensábamos que estaba incluido!

Tras una pequeña caminata llegamos al recinto del evento. Muchos equipos instalados; una FOH Midas, 3 proyectores de alta gama, sistema de sonido line array, y un láser suspendido en el centro del escenario, por nombrar algunos. El personal y soporte técnico del evento (muy amables y serviciales) nos suministraron los inalámbricos, para que así hubieran menos errores por nuestra parte (siempre respetar la Ley de Murphy)

El recinto era un espacio para eventos dentro del hotel, con un escenario customizado con una pasarela ancha, con dos pantallas que se abrían de lado a lado para permitir la entrada a la pasarela del nuevo Mercedes Benz AMG

Después de almorzar (arroz y pollo picante) comenzamos con los ensayos generales en presencia del cliente. Primero la violinista LED – LASER (mi guapísima mujer por supuesto 😉 ) seguida de las bailarinas, también con vestimentas LED; una vídeo proyección y finalmente la entrada del coche.

A pesar de algún que otro errorcito, todo salió genial.

Durante la fase de prueba antes del ensayo, los motores de las pantallas funcionaban perfectamente. Sin embargo, cuando el cliente vino a ver la presentación completa, el motor de la pantalla izquierda decidió que era hora de descansar, dejando atónitos  a los contratistas Indios temiendo que el cliente se enfadara (recordáis respetar a Murphy?)

El cliente se acercó detrás del escenario (un viaje peligroso atravesar la jungla de cables en el suelo y subir los 3 escalones, iluminados pobremente) para preguntar cuál es el problema y si necesitan algo, en una manera muy calmada. Juzgando por lo que vimos, la gente que vive aquí es muy calmada y amable, sin importar su estatus social. Desde el anciano taxista con el que tuve que forcejear por el privilegio de meter en el maletero nuestro pesado equipaje, hasta el mandamás local de Mercedes Benz; Todos ellos tratan a las personas con respeto; sin importar su sitio en la “cadena alimenticia”.

Hoy en día pareciera que si ganas más que otra persona, tienes derecho a ser arrogante y tratarles cómo te apetezca. Puede ser que por ello Singapur es lo que es. Un país con una tasa muy baja de crímenes violentos y asesinatos y una tasa muy alta de calidad de vida y longevidad (eso, y una muy baja tolerancia al alcohol y drogas). Un motor defectuoso difícilmente es una razón para herir a alguien, pero aprender a lidiar con los problemas con calma y serenidad es una habilidad que muchos de nosotros tenemos que perfeccionar, incluyéndome.

Pero, estoy divagando… Al final, se olvidaron de la magia voodoo y los extrafalarios DMX, y optaron por un botón de encendido y apagado manual. Con ese problema resuelto, It’s showtime! La primera en entrar fue mi mujer, con un blackout y el vestido de LED. Luego video proyecciones se mostraron en la pantalla tras de ella. El gran final; una proyección del nuevo AMG apareció en la pantalla, con las bailarinas presentándolo. Las pantallas se abrieron de lado y lado,  mezclándose el sonido de un motor de 190CV con los aplausos y Dios sabe cuántos KW de los altavoces.

Una foto vale más que mil palabras, así que un vídeo de 2:30 de duración a 24 fps vale 3600000 palabras… Mirad por vosotros mismos.

Esto es solo el ensayo de mi mujer. Tuvimos que respetar el deseo del cliente de no grabar nada más

Algunas fotos de la actuación.

Laser violin show
Laser violin show
Violin show for AMG launch in Singapore
Violin show for AMG launch in Singapore

Lamentablemente nuestro vuelo de vuelta era 3 horas después del evento. Teníamos otros eventos los días siguientes, y no podíamos extender nuestra estadía.

Tomamos un último taxi al aeropuerto y una comida saludable en KFC (más pollo picante. Hurra! Justo lo que necesito antes de un vuelo de 12 horas), y llegó la hora de tomar nuestras posiciones para la carrera de 200 metros para embarcar primero y tener espacio en los compartimientos para nuestro violín.

Victorioso, me senté en el asiento del medio, cediéndole el asiento de la ventanilla a mi compañera de la vida (aunque yo llegué primero y mi asiento decía claramente 34 A). Determinado a finalmente leer ese tutorial y más tarde componer algunas canciones en Ableton, me asombre al descubrir que el sistema de entretenimiento del avión era una Pentium 266MHz con 16mb de ram! Abrir una peli solo tomó 3 minutos!

Vamos progresando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *